10 pasos para un negocio exitoso

Paso 1: Estudia tu mercado

Antes de empezar un negocio debes conocer muy bien cuál es la oferta que existe de productos que sean parecidos a los que deseas comercializar. Para ello, debes ir a visitar los negocios de tu futura competencia, observar y hacer muchas preguntas a los dueños, al personal y a los clientes. Toma nota de los horarios de atención, los precios, la variedad de productos o servicios, así como de la calidad de los mismos. Trata de averiguar cuáles son los más apreciados y los más criticados por los clientes. Hay que saber copiar lo bueno y sacar ventaja de lo malo. Conocer los puntos débiles de la competencia te servirá para luego definir cuáles serán tus fortalezas en el mercado y qué te distinguirá del resto.

Paso 2: Define bien tu cliente

Para que tu negocio tenga posibilidades de éxito, antes de comenzar y cuando recién empieza a funcionar, debes abocarte a la tarea de conocer a tus clientes como si fueran la palma de tu mano. Debes saber bien el género de tu público objetivo, edad, ingresos, gustos, necesidades y frecuencia de compra. Sin embargo, una vez que tu negocio esté caminando, puedes descubrir mucha información sobre tus clientes que te será de utilidad para mantenerlos satisfechos, así como para saber qué nuevos productos puedes venderles.

Paso 3: Desarrolla un concepto de marca

Cuando tienes claro quiénes son tus clientes y qué les quieres vender, entonces puedes pensar mejor cuál debe ser la identidad de tu marca, es decir, lo que distinguirá a tu producto o negocio del resto de productos similares que hay en el mercado. Además, debes recordar que existe una diferencia entre lo que lo que uno vende y lo que la gente compra: uno puede vender zapatos y la gente, al adquirirlos, desea comprar status. Por ello, en tu negocio debes tener claro qué ilusión satisfacer en tus clientes para saber cómo podrás complacerlos. Cuando ya tienes clara la identidad de tu marca, piensa entonces en el nombre que le darás. Debes elegirlo con atención, ya que los consumidores establecen una relación emocional con las marcas y el nombre de las mismas contribuye o no con ello. Luego debes buscar un logotipo para la marca que sea de fácil recordación para tus clientes, tanto fonéticamente, como de manera visual.

Paso 4: Busca un local estratégico y decóralo

Debes buscar un local que esté ubicado en una zona acorde a tu público objetivo, sobre todo, a su edad y nivel socioeconómico. Pero siempre es bueno estar en un lugar donde haya mucho tránsito o cerca de otras tiendas, academias, oficinas o condominios.

A la hora de decorar, piensa nuevamente en tu identidad. Si lo que quieres es una imagen de modernidad porque, por ejemplo, vendes moda, entonces la decoración también debe trasmitirla. Si tu negocio es un restaurante en el que la gente debe sentirse a gusto conversando, puedes pensar en darle calidez a través de los colores, sin dejar de lado la música y estar atento a los olores que se percibirán en el comedor. La luz también juega un papel sustancial en un negocio: la amarilla contribuye a crear un ambiente acogedor y la blanca genera una sensación de pulcritud.

Paso 5: Exhibe bien tus productos

La colocación de los productos en un negocio no debe ser hecha al azar, en las grandes cadenas de tiendas ésta incluso se realiza según formatos estudiados concienzudamente. Y ello es entendible si tenemos en cuenta que solo el 20% de las compras son planificadas, mientras que el 80% se realizan por una decisión tomada en el mismo punto de venta. Por ello, es importante que tus productos estén colocados de manera armónica y que sean fáciles de ver. Los productos más demandados no son los que deben tener una mejor ubicación, porque el público igual los pedirá. Otro consejo es que los productos complementarios sean colocados cerca, entre sí, como por ejemplo, ubicar el hielo cerca de las gaseosas.

Paso 6: Planea bien tus procesos

Antes de iniciar un negocio debes planear bien todo tu proceso de producción, para poder saber el personal que necesitas y sus características, así como también la tecnología que requieres. Como parte de tus procesos tienes que diseñar un sistema logístico que te facilite estar bien abastecido y llevar un inventario sobre tus productos. Tener bien definido tus procesos, te ayudará a ser más eficiente, a tener un buen control de calidad y a evitar demoras que molesten a los clientes. Un manual de funciones te ayudará a que no hayan zonas grises, que terminen generando problemas.

Paso 7: Escoge bien tu personal

Cuando un negocio empieza, debes contar con el personal mínimo. Recuerda que una de las razones por las que más negocios quiebran es porque no pueden solventar los gastos fijos. Debes buscar personas que tengan las habilidades acordes a las tareas que cumplirán, que tengan ganas de aprender y compartan el espíritu del negocio. Posteriormente, debes preocuparte por mantener tu personal motivado y volverlo fiel al negocio: un buen clima laboral contribuye significativamente al éxito. También debes recordar que si bien la experiencia profesional de tu personal es importante, la capacitación constante es también esencial más aun, hoy en día, en que los cambios y nuevos descubrimientos tecnológicos ocurren con mayor rapidez.

Paso 8: Enamora a tus proveedores

Antes de poner un negocio debes estar bien informado sobre quiénes son los principales proveedores de los negocios de ese mismo tipo. Es muy importante que tengas en cuenta que tus proveedores pueden ser tus socios comerciales y cuanto mejor sea el trato que tú les des, mejor será el trato que ellos te darán. Ellos te pueden ayudar con el financiamiento dándote crédito y concediéndote plazos largos para pagar, pero tú debes pagarles siempre puntualmente para que no te pierdan la confianza.

Paso 9: Marketing austero

Como alguna vez comentó el famoso comediante americano Bob Orben: “Si no cree que la publicidad funciona, piense en las millones de personas que hoy piensan que el yogur sabe bien”. Al margen de lo que pienses de este famoso producto, hoy nadie duda de la fuerza persuasiva del marketing. Y es que cuanto más esté tu negocio en la mente de la gente, más clientes tendrá. Por ello son bienvenidos todos los mecanismos promocionales que utilices tanto dentro de tu negocio (afiches, viñetas que te dan los mismos proveedores, carteles con ofertas) como fuera de él (volantes, radio, internet). Además, por supuesto, las promociones, tarjetas de descuento contribuirán al entusiasmo de los clientes. Pero si bien todo lo mencionado es muy útil, lo cierto es que la mejor publicidad es la que realizarán de boca en boca los clientes satisfechos. Recuérdalo: lo que diga el consumidor es más importante que cualquier slogan.

Paso 10: Ocúpate de la atención al cliente

Si la mejor publicidad es hecha por los clientes, es obvio que si tienes un negocio, sea cual sea, ocuparte de la atención al cliente debe ser tu prioridad. El buen servicio te da ventajas sobre la competencia y para ello debes contar con el personal idóneo. Además, tu equipo de trabajo debe ser parejo, porque los clientes nunca olvidan una mala experiencia. Si aun así el cliente se muestra insatisfecho con la atención que se le ha dado, debes estar preparado a escuchar sus críticas y estar dispuesto a realizar las enmiendas que te sugieran. Tómalo por el lado bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *