¿Cómo abrir tu propio negocio con bajo presupuesto?



Cuando pensamos en un nuevo negocio, usualmente pensamos también en que se necesita un capital fuerte de inversión inicial para conseguir el éxito. Estoy segura que en algunas ocasiones has pensado “si tuviera dinero ya hubiera puesto mi negocio”, pero,  ¿qué tan importante es en realidad esa cantidad fuerte de dinero para emprender? Conoce aquí los mejores tips para sacar adelante tu primer negocio con un bajo presupuesto.

Antes de comenzar debes saber que existen tres tipos de gastos al abrir tu propio negocio: los gastos iniciales, los fijos y los variables. Los iniciales son los que únicamente invertirás al comenzar, los gastos fijos son los que pagarás mes con mes y los variables están relacionados y dependen de tu producción; por ejemplo, los impuestos. Puedes disminuir el presupuesto inicial con diferentes actividades e invirtiendo primero en unas cosas que otras.

Desde casa es mejor

¿Para qué gastar en renta de un local o en la compra del mismo si ya tienes el mejor espacio para una oficina? Puedes comenzar tu negocio desde casa, a menos que para el giro de tu negocio sea estrictamente necesario contar con un local. Esto te ahorrará una renta o mensualidad de crédito y podrás invertirlo o ahorrarlo para otras cosas. Lo ideal es que sea una visión a corto plazo, pero para comenzar, lo más sencillo es hacerlo desde tu hogar. Si tu trabajo requiere de tener citas con tus clientes, opta por lugares neutro que no impliquen que ellos visiten tu hogar, pues esto no es un factor que fortalece tu Branding Personal o Institucional. Es muy importante que designes un lugar de trabajo específico para realizar tus actividades y mejorar tu eficiencia.



Negocio digital

¿Qué mejor época que la era digital para emprender un negocio en línea? ¿Qué tal un negocio de asesoría virtual o una tienda en línea? Además de que todo el trabajo lo puedes realizar desde tu hogar, en un inicio te ahorrarás una gran parte de los gastos iniciales; además de que los gastos fijos se pueden fusionar con gastos que ya estás pagando día a día en tu casa.

Renta, no compres

Cuando pensamos en un alquiler, pensamos en una renta de local, stand u oficina, pero también puedes rentar el equipo de cómputo, el mobiliario, la maquinaria, etc. Esto te funcionará para no invertir una cantidad importante en un inicio y trasladar esos gastos que te permitirán ahorrar para invertir en un futuro en tus propios artículos.

Vende a negocios establecidos

Al comenzar nuestro propio negocio, uno de los factores más delicados, importantes y tal vez más complicados es el de posicionarnos en la mente de los consumidores y fortalecer nuestro Branding Personal e Institucional. Pero esto se puede lograr poco a poco y qué mejor que hacerlo vendiéndole tus productos a compañías que ya lo han hecho con anterioridad y se han consolidado en el mercado. Al venderle a compañías que ya tienen un mercado cautivo, te ayuda a ti a poder ganarte ese mercado también. Recuerda buscar compañías que se relacionen con tu rubro y que tengan un público objetivo similar.

Vendedores por comisión

¿Existe mejor esquema de trabajo para un empresario que la venta por comisión? Si al comenzar no cuentas con el capital necesario para pagar a tus empleados, puedes pagarles por comisión y beneficios; te ayudará a generar más ventas y a olvidarte de pagar sueldos fijos que pueden llevarse una buena parte de tus gastos iniciales y fijos. Recuerda dar beneficios, bonos y premios a tus mejores vendedores como motivadores.



¿Te has dado cuenta que no es tan difícil comenzar un negocio con bajo presupuesto? Lo más importante al emprender y sacar adelante tu propia empresa es ser administrado, responsable y muy creativo. ¡Es tu momento, abre tu propio negocio!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *