¿Conoces el secreto del éxito? : Fracasa y serás exitoso

Fracasar es considerado algo malo en nuestra sociedad. Por el contrario, tener éxito inmediato es el deseo de todas las personas. Pero, ¿nos hemos detenido a analizar el fracaso como el camino más común hacia el éxito? Muy pocos nos detenemos a examinar cuántos fracasos tuvieron que sufrir las personas exitosas, cuantas caídas tuvieron que enfrentar y cómo éstas fueron parte del aprendizaje positivo de la mayoría de casos exitosos.

El miedo al fracaso es algo que debería desterrarse del subconsciente de toda persona. La educación tradicional se esfuerza por enseñar el éxito aislado de los problemas, contratiempos, caídas y tropiezos. Sin embargo, el secreto está en saber manejar el fracaso utilizándolo como aprendizaje.

Michael Jordan es recordado como un gran basquetbolista. El mejor de todos los tiempos. No obstante, también puede ser considerado como el que más fracasos tuvo en su carrera deportiva. En este vídeo analizado por Nano Guerra, el astro del baloncesto cuenta sus caídas y cómo estas fueron el camino al éxito.

Michael Jordan resume su experiencia con el fracaso en la siguiente frase: “He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces han confiado en mi para tomar el tiro que ganaba el juego y lo he fallado. He fallado una y otra, y otra vez en mi vida. Pero nunca me he dado por vencido. Y es por eso que he tenido éxito en la vida.”

El fracaso y el camino para alcanzar metas

En el proceso de emprender las caídas son frecuentes, las frustraciones y los momentos difíciles son parte del crecimiento empresarial. No existe negocio exitoso que no haya fracasado una o más veces. El objetivo siempre debe estar presente en la mente del emprendedor, no debemos enfocarnos en el presente sino en la meta final. En el intento de emprender habrá muchas personas que no quieren vernos avanzar así como también quienes nos apoyen y nos ayuden a alcanzar la meta deseada.

Haciendo un paralelo con los deportes podríamos hablar de Derek Redmon a quien, desde joven, siempre le acompañaron las lesiones hasta pasar por el quirófano en 18 ocasiones.

En los Juegos Olímpicos de 1992 en Barcelona (España), cuando era uno de los favoritos para ganar la medalla de oro de los 400 metros, Derek se lesionó el tendón de la corva en las semifinales. El atleta luchó contra el dolor y, acompañado por su padre, completó una vuelta recibiendo una gran ovación de todo el campo. En un principio su padré saltó de la tribuna al campo para parar a su hijo pero éste último se negó y le pidió que le acompañara a completar la vuelta. Finalmente, esta lesión lo retiró del atletismo profesional para siempre.

Derek nunca dejó de tener su objetivo claro, él quería llegar a cumplir sus sueños y lo hizo. A pesar de las dificultades físicas, avanzó hacia la meta. En el camino tuvo la ayuda de su padre al cual él tuvo que convencer para seguir. Así, los emprendedores convencemos también a personas para apoyarnos en nuestro esfuerzo y, si lo sabemos hacer, lograremos alcanzar nuestros objetivos.

El fracaso como camino al éxito

Cuando vemos un negocio exitoso no nos detenemos a pensar en las caídas y momentos difíciles por las que el empresario tuvo que pasar como parte de su aprendizaje. Hemos crecido temiéndole al fracaso como algo que debemos evitar, sin embargo, el éxito no es el resultado de un camino fácil, definitivamente el éxito viene luego de una caída. El siguiente video muestra el proceso por lo que algunos atletas exitosos pasaron a través de su vida: caídas, golpes, tropiezos, frustraciones y demás barreras fueron parte de su crecimiento y desarrollo. Nano resalta que el éxito viene siempre después de las caídas y nos anima a no temer al fracaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *