Consejos prácticos para trabajar desde casa



Trabajar desde casa es algo que la gente opta más seguido, haciendo de ésta la oficina ideal.

Aquí te presento algunos consejos que hacen a un buen trabajador desde casa.

Siempre hay comida, vas a baño cuando quieres, te vistes con la ropa más cómoda que tienes en el closet y si es posible, en la mejor silla sin que tu jefe te la pida para la próxima reunión.



  • Plantéate los objetivos diarios

Comenzar tu día en un horario específico, buscar el material necesario, escribir una lista de cosas por hacer, ayudan a que no te distraigas con cosas simples.

Tener en cuenta que cosas son las que corresponden a cada día te dará un panorama más claro a la hora de trabajar. Porque puede ser que tengas un jefe o no, pero sin ti, tu trabajo dejará de ser tuyo

  • Lo que es para hoy, tiene que ser para hoy

Estar en casa no te garantiza que puedes relajarte demasiado.

Que lleguen los recibos de la luz o el agua y estar una hora analizándolos, no es una tarea prioritaria, poniendo tus actividades y objetivos en comparación.

Si te has puesto un objetivo al comenzar tu día, cúmplelo. Sino terminarás trabajando Sábado y Domingo (y esas horas extra no te las paga nadie).



  • No te engañes a ti mismo

¿No cumpliste con tu objetivo hoy? Entonces no lo hiciste, así de simple.

No cumplir con un objetivo no tiene que ser motivo para mentirse a sí mismo. Si eres sincero, comenzarás a tener, aunque suene raro, más confianza en ti y será más fructífero tu tiempo.

Además practicar la sinceridad con uno mismo contribuye a cumplir con tus objetivos de manera efectiva.

  • En casa también marcas tarjeta.

Comenzar y terminar diariamente en el tiempo pactado (recuerda la sinceridad contigo mismo), es el primer paso para avanzar en una experiencia laboral seria.

Cumplir con la seriedad laboral, de igual manera que trabajando en una oficina o establecimiento, te garantizará coherencia con los pasos anteriormente planteados.

Ser responsable y cumplir con tu jefe o equipo de trabajo (en caso de tenerlo) tiene que ser respetado por ti y para ti también.

  • Estás en casa, pero no estás en casa.

Imagina qué es lo que no harías si trabajas en una oficina. Eso, es lo que no debes hacer en tu casa.

Trabajar en casa debe ser tomado de la misma forma que trabajar en una oficina, pero ahorrándote el tiempo en el bus.

Estar en casa trabajando y dejar pasar a tus amigos a tomar unas cervezas sólo destruirá lo que lograste en los puntos anteriores.

Para que el éxito de trabajar desde casa sea alcanzado, hay que dividir los espacios mentales y, de ser posible, los ambientales también. Sino serás esclavo de tu trabajo.

  • Ser tu propio jefe también tiene un sueldo.

Manejar tu propio negocio desde casa no significa que te ahorrarás o evitarás pagarle a alguien que lo haga, porque si hay alguien que lo está haciendo.

Si eres, por ejemplo, programador + diseñador + Community manager + gerente de tu empresa y piensas que “te estas ahorrando ese dinero”, recuerda que son por lo menos 3 sueldos que no estás pagando. Es decir, que no TE estas pagando; es decir, que eres tu peor jefe. (¡Sé siempre el mejor!)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *