Grupos y equipos de trabajo, y trabajo en equipo



Formar en tu empresa grupos de trabajo, equipos de trabajo o trabajar en equipo… ¿es lo mismo? Si hay personas trabajando para ti en tu negocio y delegas tareas, tómate un tiempo para conocer estas diferencias y sácales partido.

Un grupo son personas con algo en común, como fanáticos de fútbol de un mismo club o madres que llevan a sus hijos al mismo nido.

Un equipo es un grupo de personas con un nombre, una historia, una misión y metas en común, y una forma de querer concretarlas. Por ejemplo, los miembros de una ONG que cuida delfines.

¿Y cuál es la diferencia entre equipo de trabajo y trabajo en equipo?

Un equipo de trabajo son personas a quienes les indican cumplir una meta y que, al interactuar entre sí, se ven como una unidad. Un ejemplo podrían ser los vendedores de un call center en una empresa, a los que se les pide lograr 15 ventas por día.

El trabajo en equipo son métodos y procesos de un grupo de personas para alcanzar una meta. Si los vendedores de tu empresa usan tácticas de venta para persuadir a los clientes a comprar, tu equipo de trabajo también trabaja en equipo.

¿Cómo formar un buen equipo de trabajo en tu empresa?

Primero, contrata a tu personal para luego definir quiénes integrarán tu equipo de trabajo. Comunícate con él e involúcralo definiendo objetivos, delegando tareas y asignando roles claros, para que entiendan bien cuál es su función dentro de tu empresa. Así lograrás que tus colaboradores se especialicen, que confíen y aprendan entre sí, que funcionen mejor juntos que solos.

Esto aumentará la calidad del trabajo, el compromiso con las propias tareas y la empresa, podrás innovar y tendrás una ventaja competitiva real. Y recuerda: tan importante como saber cómo contratar a tu personal es saber cómo motivarlo.

Elige tu estilo de liderazgo

En una de las publicaciones anteriores de Haciendo Empresa con Claro, vimos qué es ser un líder. Hoy, profundizaremos un poco más sobre este tema y explicando las ventajas de algunos estilos de liderazgo en diferentes tipos de empresas:

1) Liderazgo autoritario. Si supervisas todo lo que hace tu personal y tomas decisiones sin consultarle ni darle explicaciones, trabajas con un liderazgo autoritario. Elige este estilo si las actividades que realizan tus colaboradores son repetitivas, si tu equipo de trabajo no tiene un buen desempeño o si tu personal comete errores muy seguido.

2) Liderazgo orientado a la tarea. Con este liderazgo te enfocas en cumplir el trabajo asignando roles y delegando tareas, planificando y controlando. Este liderazgo es más conveniente para trabajos con situaciones urgentes o que requieren decisiones inmediatas, por ejemplo, empresas próximas a lanzar un producto o que pronto usarán un nuevo sistema de producción.

3) Liderazgo burocrático. Este liderazgo sigue las reglas al pie de la letra y es ideal para empresas con trabajos de riesgo o que manejan mucho dinero.

4) Liderazgo democrático. ¿Tu empresa crece en forma sostenida? ¿Importa más la calidad que la velocidad? ¿Eres accesible y permites que tus colaboradores opinen antes de tomar una decisión? Entonces eres un líder democrático. Con él, tu equipo se sentirá más satisfecho con lo que hace, lo mantendrás motivado y desarrollarás mejor sus habilidades.

5) Liderazgo laissez-faire. ¿Tu equipo es tan experimentado, responsable y tiene tanta iniciativa, que no necesitas controlar qué hace? Entonces trabajas con un liderazgo laissez-faire, que en francés significa “dejarlo hacer”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *