La forma como tratas a tus empleados dice mucho de ti



Si tienes un alto nivel jerárquico o simplemente tienes personas a tu servicio como un asistente, chofer, personal de limpieza etc., debes cuidar la forma como te diriges a ellos. Mucha gente olvida lo importante que es tratar con respeto a sus subordinados pensando que únicamente por ser jefe o estar al mando puede tratarlos como quiera. Recuerda que los malos modos no te dan ni más poder ni más respeto, simplemente te forman una pésima reputación, y claro, un muy mal Branding Personal, pues tal vez logres causar cierto temor en la gente que está a tu alrededor, pero lo único que ganarás es que terminen hablando mal de ti a tus espaldas. Sigue estas recomendaciones de etiqueta básica al tratar a tus empleados:

  • No grites: Si no estás de buen humor, te recomiendo que hagas una pausa en tu día antes de intentar comunicarte con el personal a tu cargo para no descargar tu estrés con ellos. Si te desesperas fácilmente piensa de qué forma puedes mejorar tu comunicación para ser más asertivo y que todos se entiendan para que el trabajo fluya mejor. Recuerda que hablando se entiende la gente y el que más grita no siempre es el que más razón tiene.
  • Pide las cosas por favor: Seas quien seas y tengas el cargo que tengas, es tu deber pedir las cosas con respeto y decir “por favor” y “gracias”. Esas dos palabras te abrirán las puertas del mundo, así que por más prisa que tengas o sea cual sea tu estado de ánimo nunca las subestimes. Creéme que los resultados serán más satisfactorios si utilizas estas dos mágicas palabras.
  • Sé considerado: Pensar en los demás como si fueras tú mismo te dará un gran valor como persona y de verdad te lo agradecerán. Créeme que las personas trabajarán con más gusto a tu lado.
  • Si tú eres quien les paga directamente, eso no te hace dueño de su tiempo: El peor error de un jefe es creer que porque tienes gente a tu servicio tienen que estar las 24 horas de los 7 días de la semana disponibles para ti. Respeta sus horas fuera del trabajo y no los invades, nada te da derecho a llamarles en sus días libres y horas no laborales.
  • Sé independiente: Cuando eres jefe tiendes a acostumbrarte a recibir apoyo para cualquier cosa que necesites en el momento en que lo desees, pero de vez en cuando trata de hacer las cosas por ti mismo y deja que las personas que están a tu cargo se ocupen de cosas importantes; evita pedirles cosas ajenas a su rol o a sus responsabilidades que puedan hacer que se retrasen o les reste productividad en el trabajo.

Recuerda que no hay nada mejor que predicar con el ejemplo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *