Queremos señalar 28 recursos del Perú que no están siendo aprovechados adecuadamente, estando seguros que invertir en ellos será no solamente bueno para el país, sino un excelente negocio para quien lo haga.

Agrupados por sectores, empezaremos por los productos en los cuales el Perú tiene ventajas: la papa (1), nuestro gran aporte a la alimentación mundial; la lana de auquénidos (2), fina y exclusiva como ninguna; el algodón de colores naturales (3) y también la agricultura orgánica (4), de valles no contaminados con fertilizantes modernos.

Adicionalmente están los recursos desaprovechados de la cultura peruana. Primero nuestra cocina (5), rica y variada pero con un desarrollo mundial aún pequeño; también nuestra artesanía (6), tan bella y colorida que muchos países la venden como propia; y la música chicha (7), ya verán, que hoy comienza a conquistar otros países.

Por el lado de nuestra gente, falta aprovechar el potencial de los 3 millones de paisanos en el exterior (8) que extrañan todo lo peruano, incluyendo las fiestas tradicionales como la de la Virgen de la Candelaria (9), una de las más coloridas del mundo. Y caben aquí los recuerdos de nuestra representante máximo, Santa Rosa de Lima (10), que podrían atraer a millones de turistas.

Otro grupo es el de nuestros lugares especiales. El Titicaca (11), el lago navegable más alto y bello del mundo; la selva peruana en general y especialmente el Manu y Tambopata (12), con la mayor diversidad de vida del globo; nuestros 3 mil kilómetros de playas (13), donde puede practicarse cualquier deporte acuático, mereciendo un acápite la tabla hawaiana (14), para la cual nuestras condiciones son incomparables.

Un quinto grupo son los recursos naturales que están esperando que los explotemos de manera sostenible y respetando el medio ambiente. Aquí están el inmenso potencial minero (15) de nuestras sierras, el cultivo de casi cualquier producto agrícola (16) en todo momento del año, y la riqueza del mar peruano para pesca de consumo humano (17) de alto valor y para el desarrollo de la acuicultura (18).

Debemos también mencionar nuestras ciudades, sub-explotadas a pesar de su inmensa riqueza cultural, arquitectónica e histórica. Trujillo (19) y sus casas coloniales, Arequipa (20), su campiña y sus tradiciones, y Ayacucho (21), con sus iglesias, adecuadamente manejadas tendrían mucho más turismo en inversión. Y qué decir de Lima (22), ciudad con cientos de atractivos históricos, a la que solamente llegan los turistas de paso.

En fin, mencionaremos los restos arqueológicos poco promovidos. El eje Chan Chan – Sipán (23), Kuélap y los restos de Chachapoyas (24), el Cusco (25) fuera del circuito tradicional, Caral (26) y sus 5,000 años, y las líneas de Nazca (27). Maravillas que reciben sólo unos cuantos turistas por año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *