¿Por qué no funciona el blog de mi negocio?



Posees un negocio y buscas que también esté visible en la red, sabia elección si pretendes que tus productos y servicios sean visibles para los usuarios, creas tus perfiles en las redes sociales y te preocupas para que estén lo más completos posible, ya sabemos que una buena imagen lo es todo. Sin embargo, cuando te decides por crear un blog corporativo te das cuenta de que este no funciona, no consigue captar la atención de los usuarios.

Esta es una situación que se repite constantemente y sucede muchas más veces de las que debería, pero lo cierto es que seguro que se debe a algún detalle que se nos ha escapado. Ya lo he dicho en anteriores publicaciones y no me cansaré de repetirlo, el tiempo y compromiso juegan un papel fundamental en el futuro del blog, pues sin éstos dos factores, lo más probable es que acabemos abandonando la idea de seguir manteniendo un blog que apenas nos aporta presencia en la red.

Si miramos a nuestro alrededor, veremos como en los resultados de cualquier buscador existen infinidad de blogs corporativos a medio terminar, con contenidos interesantes pero con un factor en común; el abandono, algo que se ha convertido en habitual y refleja la actitud y compromiso que han tenido sus respectivos dueños por impulsar este espacio que tantas ventajas puede aportarnos, si se gestiona bien claro.



¿Estás dispuesto a invertir tu tiempo?

La respuesta probablemente será que sí, aunque lo cierto es que muchas veces empezamos a tope y a medida que pasa el tiempo nuestro nivel de publicaciones va decreciendo. Las razones pueden ser muchas, algunos lo hacen por simple desesperación al ver que el contenido no logra llamar la atención, por simple desinterés por seguir publicando y otros por falta de tiempo. En cualquiera de los tres casos, lo recomendable es recurrir a un tercero que sí disponga de tiempo para gestionar y actualizar el blog.

Aquí se me genera una nueva duda, ¿Aquello que escribes, lo haces con pasión? Además de querer invertir tu tiempo en esta tarea, te tiene que gustar hacerlo, pues redactar contenidos simplemente por obligación hace que éstos no tengan la calidad deseada, por lo que los lectores pasarán de largo.

¿Por qué no funciona mi blog?

Inviertes tu tiempo, tienes ilusión y estás comprometido con él, pero no encuentras la tecla adecuada para hacer que despegue. Para encontrar una respuesta tenemos que detenernos, autoevaluarnos y formularnos las siguientes cuestiones:

  • ¿Tenemos algún plan de contenidos preparado? Si la respuesta es negativa, ya sabemos el motivo. Es fundamental tener un plan organizado de los contenidos que queremos publicar, orientarlos y redactarlos dirigiéndonos a un sector concreto y relacionado con nuestra actividad empresarial.
  • ¿Soy un robot? Es una pregunta muy simple. Si no lo eres, ¿Por qué escribes como uno de ellos con ese toque tan distante? Muestra opiniones e improvisa en tus contenidos, no pretendas que alguien se enganche a tu blog si únicamente escribes de una forma tan impersonal. A veces es recomendable incluir alguna reflexión personal o de la empresa, incluso puedes alterar tu plan de contenidos de vez en cuando para dar cabida a un artículo improvisado, eso sí, siempre relacionado con el nicho al que te diriges.
  • ¿Publicas contenido frecuentemente? Ya me he referido a esta cuestión anteriormente, pero lo cierto es que muchos actualizan el blog cuando sacan tiempo para hacerlo. Esto es un error, pues ese tiempo igual no se da hasta pasadas tres o cuatro semanas, y como comprenderás, un blog requiere de contenidos frescos de forma diaria o semanal, pero nunca mensual.
  • ¿El blog vende como las redes sociales? Lo cierto es que puede vender mucho más, pero generalmente la forma de darse a conocer y promocionarnos no debería de ser la misma que en Facebook o Twitter por poner un ejemplo. La razón es muy simple, cuando un usuario accede a nuestro blog, no desea que se le venda un producto directamente, sino que busca información interesante y artículos de calidad que le informen y, dependiendo de nuestra habilidad redactora, le inciten a saber más acerca de nuestros servicios de forma indirecta.

Si consigues que las visitas se traduzcan a lectores y éstos en clientes, habrás conseguido alcanzar el objetivo que persiguen la mayoría de empresas para sus blogs. ¿Tienes un blog? ¿Cómo lo mantienes para que resulte interesante al lector?





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *