¿Qué esperar de tu primer trabajo?



“Tu primer trabajo”, una frase que la mayoría de la gente asocia con una nueva etapa, nuevas aventuras, nuevas oportunidades, nuevos retos e incluso nueva ropa. Pero aunque algunos de estos elementos sí sean verdaderos, la realidad de un primer trabajo suele ser muy diferente. Para que puedas enterarte cuál es la experiencia que te espera te invitamos a seguir leyendo este artículo, aquí te daremos algunos parámetros de lo que puedes esperar de tu primer trabajo.

Proceso de aprendizaje

A diferencia de la escuela, el trabajo no se mide a través de calificaciones y el ganarte la aprobación y la confianza de tus jefes no suele ser algo fácil. Para poder empezar a desarrollarte dentro de tu empresa es importante que entiendas que tus jefes no son tu maestros. Aunque hay empresas que se toman el tiempo de capacitar a sus nuevos empleados, éste no siempre es el caso. Por lo tanto al entrar a tu primer trabajo vas a tener que aprender a hacer diferentes tareas y te enfrentarás a nuevos retos. La curva de aprendizaje de tu primer trabajo será muy pronunciada ya que al no tener nada de experiencias para ti, todo será nuevo.

Nota: Por lo general las personas se toman mínimo tres meses en aprender la dinámica de una nueva oficina y un año para entender su funcionamiento general.



Estrés y agotamiento

Cuando entras a tu primer trabajo no estás acostumbrado a cumplir con un horario laboral, lo cual, en un principio, puede ser difícil. Sin importar si estás sentado en un escritorio todo el día o si tienes que estar parado dando clases todo el día, lo más probable es que tengas menos descansos y tiempo libre que antes. Esto puede provocar tanto estrés como agotamiento. Además las exigencias y los horarios de trabajo hacen que el echarte una siesta, ir al gimnasio o salir con tus amigos sea cada vez más difícil.

Llamadas de atención y regaños

A diferencia de la universidad, las personas de tu trabajo no están ahí para enseñarte, quererte y ayudarte. Ellos no son tus amigos y están ahí para vender un producto, crear una marca, ofrecer un servicio o dirigir una compañía y todos tienen intereses propios. Así que si alguien al llamarte la atención lastima tus sentimientos, es fundamental que no te tomes las cosas personales ni tan a pecho. Ellos no lo hacen con mala intención, simplemente están cuidando su trabajo y la reputación de la empresa.

Buena actitud y disponibilidad

Aunque a la mayoría de las personas les gustaría que su trabajo estuviera lleno de juntas importantes y altas responsabilidades, la verdad es que esto casi no sucede. Claro que tu trabajo traerá consigo nuevas tareas y responsabilidades, pero es probable que también venga acompañado de algunas visitas a la cafetería más cercana o con idas a la papelería. Este tipo de favores o tareas son muy normales y todos en algún momento hemos pasado por esa etapa. Así que si quieres crecer dentro de la empresa lo mejor será que mantengas una buena actitud y que tengas disponibilidad de cumplir las tareas que nadie quiere hacer.

Empezar a trabajar dentro de una empresa es una experiencia increíble la cual está llena de aprendizajes. Para que puedas disfrutar el proceso es fundamental que tengas buena actitud y que siempre estés dispuesto a ayudar a tus compañeros de trabajo.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *