Tipos de créditos, evaluaciones crediticias y centrales de riesgo

Hasta ahora hemos visto que las mejores razones para que una empresa busque financiamiento y adquiera una deuda son principalmente dos: Financiar proyectos de inversión o financiar necesidades puntuales de liquidez. Pues bien, para afrontar este tipo de necesidades existen varios productos que las instituciones financieras pueden entregar a personas naturales o a empresas. Cabe destacar que ese apoyo está normado por la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), una institución de control que protege al usuario y supervisa a las instituciones financieras.

  1.      Créditos a medianas empresas: Este tipo de créditos se otorga a personas jurídicas que tengan un endeudamiento de al menos s/. 300 mil en el Sistema Financiero en los últimos seis meses y que no cumplen con las características para ubicarse entre los corporativos y las grandes empresas. Asimismo, este crédito se otorga a las personas naturales con deudas que no sean hipotecarias mayores a s/.300 mil en el Sistema Financiero en los últimos seis meses siempre y cuando parte de este crédito este destinado a pequeñas empresas o microempresas.
  2.      Créditos a pequeñas empresas: Es un crédito otorgado a personas jurídicas o naturales para fines de prestación de servicios, comercialización o producción, cuyo endeudamiento en el Sistema Financiero sea de al menos s/. 20 mil y menor a s/. 300 mil en los últimos seis meses.
  3.      Créditos a las microempresas: Es un crédito otorgado a personas jurídicas o naturales para fines de iguales a los de las pequeñas empresas, salvo que en este caso el endeudamiento en el Sistema Financiero debe ser menor de s/. 20 mil.
  4.      Créditos de consumo: Créditos otorgados a personas naturales para atender necesidades no relacionados con una actividad empresarial: compra de auto, viaje, tarjeta de crédito, etc.
  5.      Créditos hipotecarios: Destinados a personas naturales para comprar, construir, refaccionar, ampliar, mejorar y subdividir viviendas propias.

El proceso de evaluación

Existe un proceso reconocible por el que las instituciones financieras toman la decisión de otorgar o no el préstamo solicitado por las MIPYMES. Para empezar casi todas tienen una organización similar. Existe una División de Negocios, que se encarga de manejar la relación con el cliente, crear productos y de colocar estos servicios. El encargado de esta función es el “funcionario de créditos”. Y existe también una División de Riesgos, quienes no tienen contacto con los clientes pero, finalmente, deciden si se otorga el crédito o no. Esa persona es el “analista de riesgos”.

Parece extraño que alguien que no conoce el negocio decida si se le presta o no a uno, pero la idea es que el funcionario de créditos no sea juez y parte, ya que la decisión debe ser objetivo y bajo amplios criterios. Aunque, ahora último, en algunas instituciones el funcionario puede aprobar los créditos bajo estrecha supervisión de los analistas.

¿Qué son las centrales de riesgo?

Si bien no forman parte del sistema financiero, una central de riesgo es una inmensa base de datos de acceso público, a través de Internet, que reúne toda la información pertinente sobre personas naturales o empresas para saber su historial crediticio, especialmente si han cumplido con sus compromisos o no. Esta información le permite al solicitante saber qué tan buen pagador ha sido la persona o empresa de quien ha solicitado información. Dos de las centrales más conocidas en nuestro medio son SENTINEL e INFOCORP (de Equifax).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *