Todo lo que necesitas saber sobre cómo adquirir un crédito

Financiamiento

El financiamiento es un importante instrumento de trabajo para una empresa, por lo que debe ser manejado de manera adecuada. Hace unos meses, para CNN Expansión, Víctor Calderón de ArcCanto Banca de Inversión Pyme dio los siguientes consejos que debe tomar en cuenta una Mype antes de pedir financiamiento:

Empatar necesidades con servicios financieros

Existe una amplia gama de productos financieros en el mercado. Lo más adecuado es conocer y comparar todos los productos para elegir el que más se ajusta a tu necesidad. Por ejemplo, las facturas negociables son un importante instrumento para aquellas MYPES que tienen un tiempo de cobro muy extenso y que podrían quedarse sin liquidez.

Orden

Una vez que se haya seleccionado el producto financiero más adecuado, debes poner en orden todos los documentos que prueben tu récord crediticio y la situación financiera de tu empresa. Una empresa ordenada tiene una mejor imagen y más posibilidades de obtener el financiamiento.

Hacer un plan de pago antes de adquirir el crédito

Una vez que has seleccionado un producto financiero y la institución financiera que te lo va otorgar, tienes que proyectarte al futuro y hacer un presupuesto que incluya el pago de las cuotas del crédito. Planificar es importante porque te da una visión del corto, mediano y largo plazo. De esta manera, preverás mejor tus acciones y los riesgos que estás asumiendo.

El costo del crédito

Carlos Infante, economista y docente del Instituto de Formación Bancaria (IFB), nos recomienda que antes de buscar financiamiento en una entidad financiera, debemos conocer, principalmente, el costo del crédito. Normalmente, el costo que nos ofrece una entidad bancaria es más alto que la tasa de interés que nos propone. Por ejemplo, si un banco nos dice que la tasa de interés de un crédito es del 38% anual, a ese porcentaje le debemos sumar otros costos que nos va a cobrar la entidad financiera, como son el seguro de gravamen, manejo de cuenta, desembolso de crédito, entre otros. Esos son costos ocultos que encarecen el crédito que mensualmente vamos a pagar. Por esta razón, el profesor Carlos Infante nos recomienda que preguntemos por la tasa de costo efectivo anual. Esta información nos la pueden dar en todas las entidades financieras según mandato de la SBS.

Requisitos

Generalmente, las entidades financieras piden una serie de datos acerca del negocio o empresa que uno lidera. Uno de los principales requisitos es que las empresas tengan una antigüedad mínima de entre seis y nueve meses. Para créditos se pide el DNI de cada uno de los representantes legales de la empresa, copia del RUC emitido por la SUNAT, copia simple del testimonio de constitución, información de los estados financieros de la empresa, entre otros documentos dependiendo de la institución financiera. Es mucho mejor si el cliente ya tiene un historial crediticio que lo respalde como buen pagador.

Evaluaciones

Los bancos y en general todas las entidades financieras no prestan dinero a una persona por más del 30% de su ingreso liquido disponible. De la misma forma sucede en el caso de las empresas: analizan su capacidad de endeudamiento máximo en función de sus ingresos líquidos y disponibles. En el caso de las cajas municipales, tiene un equipo de analistas que evalúan a cada empresario en función de la realidad de su empresa, de sus ingresos generados, sus utilidades y su rentabilidad. “Por ejemplo, si tú eres panadero, mando a un analista de crédito a que conviva una semana contigo en tu negocio. En esa semana se evalúa cuál es tu flujo de compra de insumos, ventas, cuánto es lo que destinas al mantenimiento de hogar, gastos operativos, etc. Analizamos todo y de ahí construimos un documento y te decimos cuánto es lo que te podemos prestar de acuerdo a tu capacidad de pago”, nos dice Francisco Salinas de la FEPCMAC.

Productos para el financiamiento

En este momento, en el mercado hay una importante gama de productos que tienen quizá nombres distintos, pero funcionan de la misma manera. Estos son:

Microcréditos: Actualmente, se otorgan desde 500 nuevos soles, los cuales le permiten a un empresario de la microempresa tener acceso al sistema financiero y le van a dar también experiencia y cultura crediticia.

Créditos solidarios: En esta metodología se agrupan varias personas que actúan como garantes de los demás. El crédito lo recibe una sola empresa o persona.

Préstamos de capital de trabajo: Es una línea de crédito para empresas a fi n de satisfacer necesidades de liquidez a corto plazo. En el Perú, entre el 75% y el 80% de préstamos en entidades especializadas en microcrédito son para capital de trabajo.

Crédito de campaña: Son similares a los créditos de capital, pero sirven para tener liquidez frente a una campaña comercial como puede ser Navidad o la campaña escolar.

Tarjeta de crédito: Es un instrumento importante de financiamiento, ya que nos da dinero disponible. Por ejemplo, si nuestra cuenta de ahorro cuenta con tres mil soles, contamos con 15 000 nuevos soles que son nuestra línea de crédito. Y no perdemos capital. Hay que ser cautos cuando utilizamos este producto para no sobre endeudarnos.

El microleasing: En esta modalidad, nos financian el 100% de los equipos para trabajo con plazos a tres años. Este producto no descapitaliza al empresario y le permite contar con herramientas de trabajo.

Factura negociable: Funciona como un título valor que le permite al empresario tener liquidez cuando debe cobrar sus facturas en un plazo largo. Muy útil para tener liquidez inmediata.

Capital semilla: Es la entrega de un crédito para que comience a funcionar un negocio o empresa. Existen en el mercado, pero son por montos bajos y están dirigidos a personas con un historial crediticio o empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *