Pedir un aumento de manera sensata



Sueldo

Pedir un aumento puede ser una tarea difícil e incómoda. Sin embargo, si no se te está pagando de acuerdo a tu trabajo y la ocasión lo permite, tienes que encontrar el valor para hacer que algo cambie. Es importante que pienses en lo que vas a hacer antes que hacer algo drástico. Tienes que analizar las circunstancias y concebir un plan adecuado.

Entender las circunstancias

Antes de empezar, necesitas averiguar si la empresa se encuentra bien económicamente. ¿Lo está pasando mal tu empresa? ¿Hay un límite de aumentos en durante un periodo determinado? Aprende más sobre la política de la empresa y el estado en el que se encuentra actualmente antes de pedir un aumento. Si las noticias no son positivas, no tienen por qué frenarte, pero es mejor estar preparado y tener cierto contexto para no pillarte con la guardia bajada.

Sé positivo

Estás pidiendo algo que mejorará tu situación personal y tu felicidad, así que, ¿por qué tomarlo como algo negativo? No preguntes a los demás cuánto cobran, ni comentes la ineficacia del sistema o hables de lo insatisfecho que estás. Si tu jefe está descontento contigo y con tu actitud, puedes estar seguro de que un aumento no es lo primero que le vendrá a la cabeza. Una actitud positiva solo puede producir resultados positivos.



Ten en cuenta a tu jefe

No aparezcas cuando tu jefe esté ocupado en otras tareas. La mayoría de nosotros puede hablar por su propia experiencia: pedir algo a alguien que está de mal humor o estresado no se traducirá en buenos resultados. Para mejorar tus oportunidades, necesitas dirigirte a tu jefe cuando se encuentre abierto a tratarlo.

Es tu trabajo y no tu vida lo que está en juego

¿Te mereces un ascenso? La empresa te contrató por tus conocimientos y tu experiencia y debes concentrarte en ello. ¿Cuánto trabajas? No hables de la necesidad de dinero; habla más bien de proyectos adicionales que podrías gestionar y de tu capacidad de trabajar eficazmente, a tiempo y rápidamente para producir resultados de calidad.

Haz una lista con tus logros

Preséntalos de una manera digna y positiva. El arte de negociar requiere sustancia. Presenta tus logros de manera educada y puede que se te tenga en cuenta.

Permanece a bordo

No amenaces con dejar tu puesto si no consigues el ascenso. Te perjudicaría más perder tu trabajo, que es tu fuente de ingresos, que no recibir un dinero extra. Antes de tomar alguna medida extrema, observa tu situación con perspectiva.

Un aumento es solo una parte de tu vida profesional de todos los días. No deberías dejar que te cree más estrés. Céntrate en los aspectos positivos y razona antes de razonar con tu jefe.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *