Diccionario de marketing: 45 estrategias y definiciones

¿De qué hablamos cuando hablamos de marketing? Según mi apreciada RAE, de un anglicismo (ella prefiere “mercadotecnia“), aunque ambas coinciden en su propósito: mejorar y aumentar las técnicas comerciales (sobre todo la demanda de productos por parte del consumidor).

Ahora bien, no existe un único tipo de marketing. Los marketeros y publicistas son alumnos bien aleccionados que han sabido amoldarse a su público. Con mucho ingenio, a lo largo del tiempo han ido diseñando distintas estrategias para conseguir que sus productos y marcas sean los más demandados, sobresaliendo frente a sus competidores.

En este artículo he tratado de recoger la mayoría de ellas. Un total de 45 categorías con ejemplos y definiciones para que puedas conocerlas mejor y saber cuál es la más adecuada para tu negocio. Aquí va el listado:

1# Marketing Tradicional


También conocido como Outbound Marketing o Marketing Transaccional (basado exclusivamente en transacciones comerciales). Es la estrategia más clásica, previa a la aparición de Internet y, por supuesto, de las Redes Sociales. En este contexto, la comunicación tiene un único sentido: la que decide el emisor (omnipotente), que lanza su mensaje sin posibilidad de réplica.

El usuario carece de tal consideración; es visto únicamente como un cliente anónimo al que se debe convencer y persuadir de las bondades del producto. Y esta es la característica más importante del marketing tradicional: el objetivo máximo es aumentar las ventas, lo que convierte al producto en protagonista, dejando al consumidor en un segundo o tercer plano.

2# Marketing Relacional


Esta tipología da un paso más allá pues, como su nombre indica, se basa en las relaciones (continuas y de calidad) con el cliente. El objetivo es que este vínculo de compra-venta se mantenga a lo largo del tiempo, por lo que se otorga una mayor importancia al consumidor, diseñando el producto según sus deseos y proporcionándole una atención personalizada.

3# Marketing Online


Frente al marketing tradicional, el marketing online se desarrolla en un entorno digital transmitiendo sus comunicaciones a través de plataformas 2.0. Esto supone un cambio radical, ya que abre la puerta al feedback. Es decir: los usuarios pueden interaccionar con las marcas, preguntar sus dudas, expresar su satisfacción o disconformidad.

Los vendedores, por tanto, dejan de dirigirse a unas masas despersonificadas. Ahora se dirige a personas concretas, usuarios muy activos que participan del proceso de comunicación y al que solo podrán llegar a través de la confianza.

4# Marketing de Contenidos


Pasa por generar contenidos de valor para nuestro target. Es decir, aunque el objetivo final sea atraer al cliente, esta estrategia de marketing deja a un lado las ventas para ofrecer un servicio a su público objetivo. Sea a través de un blog, de una newsletter o de un vídeo-tutorial, lo que tratamos es de resolver sus dudas, ampliar sus conocimientos o proporcionarle información de calidad sobre un tema de su interés.

 

5# Inbound Marketing


El Inbound Marketing (o marketing de atracción) es una evolución lógica de todo lo dicho hasta ahora. Si el usuario ya se ha convertido en protagonista, ¿por qué seguir persiguiéndole con nuestra publicidad? Mucho mejor que sea él quien venga a buscarnos…

Y la mejor forma de que nos busque y nos encuentre es ofreciéndole información útil (marketing de contenidos). A partir de aquí, intentaremos conseguir sus datos (leads) para seguir ofreciéndole nuestro contenido y, poco a poco, convencerlo del valor de nuestro producto.

6# Ambient Marketing


En este caso, las campañas publicitarias toman el espacio urbano y sus elementos, transformándolos (sin que pierdan en ningún momento su funcionalidad) para sorprender al consumidor. La clave del éxito pasa por estar en el lugar adecuado para llegar a nuestro target y, sobre todo, el esfuerzo de creatividad.

7# Street Marketing


Similar al anterior, aunque en este caso la publicidad pierde su estatismo. Es como si los anuncios saltasen de la televisión a las calles, jugando también con el elemento sorpresa, pero involucrando al viandante en la acción.

 

8# Marketing de Guerrilla


En este epígrafe se engloban aquellas campañas que suplen el presupuesto con creatividad. Usando mecanismos poco convencionales y con un gasto mínimo, el marketing de guerrilla busca lograr el máximo impacto en el público, provocando una reacción emocional que conduzca a la conversión.

Esta es, por tanto, una tipología amplia, aplicable a nivel online y offline, en la que pueden integrarse otras como el street marketing, ambient marketing, vídeo, email, etc.

9# Marketing Emocional


Una técnica muy demandada, especialmente en fechas tan sentimentales como la Navidad, San Valentín, etc., ya que su objetivo es provocar una emoción en el consumidor (hacerle reír, conmoverle, etc.), de modo que se sienta identificado con nuestra marca.

En realidad, esta suerte de empatía apela a una filosofía básica, la que encierra el mismo proceso de compra. Es decir, cuando el consumidor decide comprar un producto que no necesita lo hace guiado por un impulso, una emoción, y es este instinto el que trata de recrearse.

10# Email Marketing


Aquel que recurre al correo electrónico para estructurar su comunicación. Aunque no se ha perdido, son muchos quienes consideran el email marketing como una técnica obsoleta e invasiva, si bien es la vía más certera para llegar a un público amplio (de forma individual).

Bien gestionado, nos permite crear una conexión interpersonal con nuestros clientes, ofreciéndoles una atención exclusiva (de persona a persona) que promueva su fidelización,  transformándolos, incluso en prescriptores de nuestra marca.

11# Marketing Viral


Es aquel que busca convertir su comunicación en una epidemia, contagiar con su mensaje a los usuarios, como si se tratara de un virus. El objetivo es que la propagación corra de su cuenta, es decir: si la estrategia es realmente efectiva, el consumidor difundirá el mensaje entre su círculo infectando a nuevas personas.

Un marketing viral bien hecho puede alcanzar cotas de audiencia inmensas, si bien el resultado debe ser acorde con la expectación generada para evitar el efecto rebote.

12# Buzz Marketing


También llamado “Marketing boca a boca”, dado que el objetivo es generar conversación en torno a una marca o producto. A primera vista, puede parecernos muy similar al marketing viral, si bien aquí no se trata de llegar a una audiencia masiva, sino propiciar la recomendación entre usuarios. Es decir, que se hable de nuestro producto, pero que se hable bien.

Un ejemplo muy básico sería el de aquella marca que decide reunir a algunos clientes para darles a probar un nuevo servicio. Si el resultado es satisfactorio, es muy probable que trasladen sus “encantos” a su grupo cercano.

13# Vídeo Marketing


En su versión actual, el vídeo marketing apuesta por ese contenido de valor del que antes hablaba, si bien optando por un formato más cómodo y cercano: el vídeo. Pero, qué es más importante, ¿continente o contenido? Si pensamos en que el consumo de vídeos online es cada vez mayor entre los usuarios (qué decir tiene si hablamos de los millennials), no es tan remota la afirmación de aquellos que lo tienen por el marketing del futuro.

Esta facilidad de consumo incrementa las posibilidades de viralidad y no solo eso. El poner cara a las marcas y empresas genera un vínculo de confianza (engagement) de gran valor para todo marketero.

14# Neuromarketing


El término deriva de la unión de dos conceptos: Neurología y Marketing. En consecuencia, esta técnica busca analizar, desde un punto de vista científico, los procesos que se desencadenan en la mente del consumidor para propiciar la compra.

La experiencia ha demostrado que éstos son esencialmente tres: el elemento racional, vinculado a nuestra necesidad de hacernos con el producto, la relación calidad-precio y ventajas sobre sus competidores; una parte más emocional, vinculada a los valores y sentimientos que nos despierta la marca; y, finalmente, ese impulso instintivo que comentaba unos párrafos más arriba.

 

15# Marketing Cultural


Esta categoría puede definirse desde un doble enfoque. En primer lugar, refiriéndonos a todas aquellas acciones de comunicación y publicidad asociadas a actos u organizaciones de carácter cultural (museos, exposiciones, etc.) que tratan de llegar a su público objetivo ofreciendo una imagen amable.

Por otro lado, también podemos asociarlo al llamado marketing de diversidad, es decir: aquel que segmenta la población en términos culturales, analizando sus gustos, valores e, incluso, creencias religiosas para lanzar un mensaje específico.

16# Marketing de nicho


Una técnica de marketing muy recomendable para destacarse y tener éxito en un mundo cada vez más competitivo. Básicamente, consiste en obviar al consumidor generalista y dirigirse a un público muy específico. Por ejemplo, dentro del sector de Marca Personal, un nicho podría ser el branding realizado en Linkedin por usuarios desempleados.

Esta especialización puede marcar la diferencia en nuestros contenidos, siendo más fácil nuestra promoción y, al mismo tiempo, el paso de convertirnos en expertos en la materia.

17# Marketing Estacional


Una mezcla de oportunismo y originalidad para dar a tus campañas el máximo impulso. Este tipo de marketing aprovecha las fechas más representativas para el usuario con la intención de maximizar sus objetivos: Navidad, Black Friday, San Valentín, Halloween o las propias estaciones son solo algunos ejemplos. Pero, ¿por qué?

Para empezar, porque este tipo de fechas predisponen al consumidor a comprar. ¿Alguien imagina una Navidad sin regalos? Más allá de eso, la búsqueda de palabras clave también se rige en buena medida por la estacionalidad, y este dato son interesa especialmente a la hora de generar contenidos que puedan atraer más tráfico hacia nuestro sitio web (con independencia de que la conversión consista o no en la venta).

18# Marketing Corporativo


A priori, esta estrategia de marketing no traspasa las puertas de la empresa, aunque el objetivo final es crear una identidad de marca tan fuerte que contagie su adhesión al consumidor final. La idea es que si los empleados y colaboradores hacen suyos los valores y la cultura empresarial de su organización, la entidad podrá transmitir una imagen cohesionada. Además, este sentimiento de pertenencia es el mejor incentivo que puede darse a los trabajadores, la certeza de que se tendrán en cuenta sus opiniones, su mejora personal, su felicidad, etc.

19# Geomarketing


Técnica basada en la ubicación geográfica. ¿Dónde se localiza mi público objetivo?, ¿cuál es el lugar idóneo para crear un nuevo punto de venta?, ¿Qué barrio se acerca más a mis intereses comerciales? Con una óptica esencialmente geográfica, esta estrategia de marketing analiza distintos factores (demografía, gustos del consumidor, poder adquisitivo, nivel socio-económico, etc.) para diseñar una comunicación estratégica.

 

20# Marketing de proximidad


Directamente ligado al anterior, el marketing de proximidad o CRM (Close Range Marketing)abandona las audiencias masivas para llegar a una comunidad cercana. Esto no solo le permite demarcar más claramente sus objetivos, sino conocer mejor al target, haciéndole llegar promociones en tiempo real, contextualizando mejor sus anuncios y facilitando el ansiado marketing de recomendación. Digamos que ante un cliente conocido (próximo) siempre es más fácil crear una publicidad personalizada.

21# Marketing de escasez


Consiste en crear una sensación de urgencia en el consumidor, haciéndole creer que tu codiciado producto es escaso, que quedan muy pocas unidades para que se agote. Como bien apunta Maider Tomasena en el poder de la escasez, el miedo a perder esa oferta nos empuja a comprar lo que en otras ocasiones ignoraríamos o dejaríamos para más adelante. Los cupones de descuento, las promociones turísticas o las campañas en e-commerce son solo algunos de los múltiples ejemplos de esta técnica. Y, si bien son muchos los usuarios que la rechazan de forma frontal, su eficacia sigue siendo indiscutible.

22# Marketing Transmedia


Es cuando el contenido escapa al continente, es decir: el mensaje o historia que nos cuentan las marcas se distribuye por las distintas plataformas -cada vez más integradas- aprovechando sus características especiales para ofrecernos un pedazo de la narración. El objetivo es fidelizar al consumidor, consiguiendo que participe y aporte su granito de arena al relato. La interacción, por tanto, es la parte más valiosa de esta estrategia, y si bien lo deseable es que el usuario navegue por las distintas plataformas, su experiencia también será completa si se limita a un único formato.

 

23# Cross Chanel Marketing


En línea con este fenómeno de integración entre plataformas, esta estrategia de marketing apuesta por plantear su campaña a través de distintos canales. La diferencia con el anterior es que aquí si es necesario que el cliente visite los visite todos para que la comunicación cobre sentido, si bien, de acuerdo a su forma de actuar, la comunicación le llegará de un modo u otro (personalizada) para conectar con sus intereses.

24# Green Marketing


También conocido como marketing verde o sostenible, se asocia a aquellos productos y empresas respetuosos con el medio ambiente. Hablamos tanto de packaging como de los procesos productivos, la promoción del consumo responsable, la transparencia en los informes de sustentabilidad, el etiquetado, etc.

En el polo opuesto, se habla de greenwashing cuando este tipo de marketing tiene un carácter engañoso. Es decir: cuando emplea la filosofía ecológica únicamente con vistas comerciales (lo verde vende) sin manifestar una auténtica responsabilidad medioambiental.

25# Marketing de emboscada


Suele estar ligado a grandes eventos deportivos, sociales o culturales donde las marcas no oficiales (es decir, las que no han sido seleccionadas como patrocinadoras) se las ingenian para convivir con los sponsors sin necesidad de grandes inversiones y con campañas más o menos “alternativas”. Esta separación del oficialismo en muchas ocasiones mejora la conexión con el target, beneficiando a la pequeña marca.

 

26# Marketing Freebie


Este tipo de marketing consiste en hacer un regalo promocional al cliente con el objetivo de que éste, agradecido, adquiera posteriormente un producto. Es la estrategia seguida por la mayoría de empresas de telefonía: nos regalan el móvil si nos suscribimos a su plan. En el mundo online también abundan los ejemplos. Es el caso de Spotify: si nos registramos, podemos escuchar música online, pero si queremos saltarnos la publicidad, recibir recomendaciones o usar la plataforma sin estar conectados, debemos pagar la versión premium.

27# Marketing de Influencers


El usuario 2.0 cada vez está menos dispuesto a tragarse anuncios. Ya no es una presa fácil a la que se pueda engañar. De hecho, su primera reacción ante la publicidad es el rechazo. Es por eso que muchas marcas reniegan del marketing tradicional para dejar su promoción en manos del influencer, una persona con una buena reputación en los social media, capaz de llegar a una audiencia amplia y afín, consiguiendo viralizar el contenido.

Porque lo que sí que sigue funcionando -y cada vez mejor- son las recomendaciones. Y si estas vienen de boca de un experto, ¡ni nos lo pensamos!

28# Marketing de permiso


Es la versión opuesta del Marketing de Interrupción o SPAM. El concepto fue creado por Seth Godin, y remite a la obligación de los marketeros de solicitar el consentimiento de los usuarios antes de enviarles sus mensajes comerciales (detalle que cobra una especial importancia en el mundo online). Aunque este “permiso” no es fácil de obtener, nos garantiza que el consumidor estará esperando nuestra información (no le estaremos invadiendo) y, por tanto, estará interesado en nuestra oferta. De hecho, esta concesión marca la diferencia entre un completo desconocido y un cliente potencial.

29# Network Marketing


El también conocido como Marketing Multinivel nos habla, precisamente, de una red de venta. El comercial, normalmente, trabaja a puerta fría, ganando una comisión por los productos vendidos. No obstante, también obtiene una retribución económica cuando incorpora a nuevos vendedores a la red. Es el caso de algunas compañías eléctricas o de venta de cosméticos.

Las empresas que funcionan siguiendo esta filosofía de marketing sufren a menudo duras críticas (incluso denuncias) por su similitud con el sistema ilegal de venta piramidal.

30# Brand content marketing


Aunque tienda a confundirse con el marketing de contenidos, el brand content (o contenido de marca) es algo distinto. En este caso, las marcas generan publicidad sin ambages, si bien intentando llegar al consumidor de forma no invasiva para generar un vínculo de proximidad. Por eso mismo, crean un contenidos más o menos originales que suele mostrarse en medios masivos (películas, revistas de gran tirada, etc.). El elemento de diversión o entretenimiento es lo que realmente sobresale, frente al factor didáctico del marketing de contenidos.

 

31# Field Marketing


Una técnica comercial basada en el cara a cara donde las empresas, a través de eventos, promociones o presentaciones de producto, buscan un acercamiento entre la marca y el consumidor.

Normalmente, esta suerte de reuniones tiende a centrarse en las virtudes de su producto o servicio, dejando que el cliente lo pruebe, dé su opinión, etc. En todo caso, en marketing no hay límites para la creatividad; de modo que las propuestas también pueden basarse en juegos, sorteos, shows musicales… La clave está en fomentar la interacción de los usuarios para hacerles “sentir parte”, es decir, crear ese codiciado vínculo emocional con la marca que propicie la compra (y la fidelización).

32# Marketing TTL


Cuyas siglas significan Through The Line, es decir, “a través de la línea”. Pero, ¿en qué consiste?

Como punto de partida, antes tenemos que hablar de sus precursores: el Marketing ATL (Above The Line) y el Marketing BTL (Below The Line). De forma muy simplificada, podríamos definir al primero como aquel que se sirve de técnicas publicitarias masivas -desarrolladas a través de los medios clásicos-, para llegar a un público amplio; mientras que el segundo recurre a una audiencia más segmentada a la que llega mediante acciones alternativas.

El Marketing TTL nos remite a la síntesis de ambos: una estrategia de comunicación integral que adapta sus tácticas en cada situación concreta.

33# Marketing de goteo


Esta estrategia de marketing fija sus metas a largo plazo. Consiste en comunicar nuestros mensajes publicitarios al cliente poco a poco, hasta conseguir que calen en su mente, que se convenza de la valía y necesidad de nuestro producto.

El objetivo es ser sutiles y, a fuerza de constancia, penetrar en la mente del consumidor, aunque huelga decir que es una técnica lenta y difícil, porque ante un cliente experimentado lo más normal es generar rechazo. Más que la sutileza de una gota recuerda más a la tortura china…

34# Marketing de humo


Se trata de una estrategia de mercadeo que se anticipa a la misma creación del producto. ¡Vende humo en sentido literal! Y, aunque a priori pueda parecer una técnica un poco inmoral, tiene importantes ventajas: genera curiosidad y deseo en los usuarios, permite medir el nivel de necesidad y, en consecuencia, hacer posibles cambios o modificaciones que se adecúen a las expectativas/necesidades.

El problema es que si no se gestiona bien puede dar algunas dificultades. Por un lado, si nos anticipamos demasiado podemos hastiar al cliente y conseguir que se aburra de esperarnos. ¡O peor aún! Si las cosas se complican y no podemos seguir adelante, ¿cómo le explicaremos nuestra mentirijilla? Y qué decir de las desilusiones. Si una vez que lanzamos el producto éste rompe con las expectativas de nuestro target pagaremos bien caro su disgusto.

35# SEM


Al igual que el SEO o posicionamiento natural en buscadores, el SEM busca aumentar la visibilidad de nuestros contenidos, pero en este caso pagando por esa ubicación privilegiada.

Pensemos, por ejemplo, en una zapatería online. Obviamente, le interesa que sus productos se muestren a todos aquellos internautas que busquen términos como “comprar zapatos” o “botas baratas”, ya que se trata de clientes potenciales (han buscado información sobre mi producto, así que posiblemente estén interesados).

En consecuencia, la empresa en cuestión pagará para que sus anuncios se muestren a aquellas personas que realicen ciertas combinaciones de búsqueda. Es cierto que con un buen trabajo de SEO también es posible lograrlo, pero en ciertas ocasiones merece la pena recurrir a la vía rápida para multiplicar el impacto.

36# Remarketing


¡Es la publicidad que te persigue! En muchas ocasiones, después de visitar una web de venta online, los días subsiguientes sus productos nos acompañan en la navegación. Y ello es consecuencia del remarketing, una técnica que permite a las empresas volver a mostrar sus anuncios a los usuarios que han visitado su página. Sin duda una técnica muy interesante, ya que se trata de un público interesado en nuestra oferta.

 

37# B2B Marketing


Es el acrónimo de Business To Business y se refiere a las estrategias de venta de una empresa hacia otra. Es decir, su oferta de productos y servicios se dirige a otra compañía, no al consumidor final. Hablamos, por tanto, de un mercado mucho más reducido y de difícil acceso, si bien plataformas como Linkedin han facilitado enormemente las tareas de conexión y búsqueda de sinergias entre empresas.

38# B2C Marketing


En este caso, las siglas se refieren a Business To Consumer aludiendo a las relaciones comerciales que se establecen entre la empresa y el consumidor final. Lógicamente, ambas técnicas están relacionadas, ya que necesitan una de la otra para subsistir.

39# Marketing de Afiliación


Consiste simplemente en “promocionar los productos de otros a cambio de una comisión“, la cual será más o menos alta en función de las conversiones que obtenga la empresa a través de tus posts.

Una opción muy interesante siempre que sea puntual. Si lo conviertes en la norma del blog acabarás espantando a tus lectores.

40# Marketing Directo


Se refiere a todas aquellas técnicas de marketing que buscan un contacto directo con el consumidor para lograr conversiones (sean éstas la venta en sí misma, nuevos leads, tráfico hacia la web, etc.). En esta mega-categoría podemos incluir desde las técnicas más clásicas del buzoneo, la puerta fría o la llamada telefónica, a sus versiones 2.0: newsletter, social media o aplicaciones móviles.

41# Social Media Marketing


Sin duda el paradigma de los nuevos tiempos pero, ¿en qué consiste exactamente? Encorsetarlo en una definición exacta me parece difícil, aunque está claro que es algo más que los anuncios y promociones en redes sociales. Más bien, es tener estos medios y sus comunidades como una vía para llegar al cliente, para conocerlo mejor y hacerlo partícipe de cada acción de marca.

Si durante un tiempo (largo) se tuvo como una moda pasajera, ahora está claro que no lo es. El cliente ha abandonado definitivamente su pasividad, pasando a convertirse en una parte vital de cualquier proceso de marketing. Y en este nuevo episodio, los social media son el escenario perfecto para que marcas y usuarios obtengan lo que realmente necesitan.

42# Telemarketing


Sencillamente, marketing por vía telefónica. Ahora bien, aquí podemos incluir las llamadas indiscriminadas buscando una venta (una técnica en declive, a mi parecer), o las comunicaciones complementarias a otros tipos de marketing: atención personalizada al cliente, seguimiento del proceso de compra, información directa de nuevas ofertas, etc.

Es cierto que la primera versión juega con un porcentaje de rechazo cada vez más alto, pero la segunda, sin embargo, ofrece al usuario una sensación de familiaridad muy valiosa. La marca se vuelve accesible para el consumidor, que puede contactarla para consultar dudas o ampliar información.

43# Marketing 360 º


También conocido como marketing integral, ya que se vende a sí mismo como una estrategia completa que combina distintos canales (online y offline), explotando las especificidades de cada uno para comunicar un mismo mensaje. Sin duda una estrategia muy completa que requiere un fuerte análisis previo para determinar las características del producto o servicio a vender y las mejores vías para hacerlo.

44# Marketing Móvil (SOLOMO)


Esta palabreja nace de combinar tres conceptos: Social, Local y Móvil. Un tipo de marketing se dirige a un target muy concreto, aunque cada vez más frecuente: el usuario habitual de redes sociales que consume información a través de su smartphone y con una preferencia hacia lo local.

Esto es así, porque la mayoría de búsquedas que se realizan en internet (más aún a través del smatphone) tienen un carácter local: encontrar un restaurante próximo, ubicar una tienda, un gimnasio, etc. A esto hemos de sumar que el hombre es un ser social, y con las herramientas 2.0 lo es ahora más que nunca. Poner a su disposición la facilidad de compartir y difundir esta información en las redes sociales es una cuestión obligada.

45# Marketing Sensorial

Aquel que apela a nuestros sentidos con la intención de generar una emoción, un sentimiento que eclipse nuestra parte más racional para incitar a la compra. En realidad, no se trata de una táctica nueva. Pensemos si no en el olor de la bollería recién hecha. ¿Quién puede resistirse a comprar unos croissants para el desayuno? O bien en el vendedor que anima al cliente a apreciar el tacto gustoso de una prenda o el que se esmera en atraer visitas potenciando la vistosidad del escaparate.

La fuerza de la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto siempre han estado ahí, en la misma estrategia de ventas, si bien ahora no se trata de una proceso más o menos inconsciente, sino cuidadosamente meditado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *