La importancia de un blog de empresa

Dentro del posicionamiento de una web corporativa que estamos llevando a cabo en estos últimos artículos, y con el que vamos a seguir durante unos cuantos días más, conviene hablar de lo que se denomina como blog de empresa. Y es que, aunque ahora entraremos un poco más en detalle, un blog corporativo es uno de los aspectos más importantes si queremos subir posiciones de manera rápida el sitio web de nuestro negocio. Por ello, vamos a hablar de las ventajas que nos puede proporcionar una bitácora de estas características así como de las obligaciones y aspectos que tenemos que cumplir para que esta sea efectiva.

Los pilares básicos de un blog de empresa

Lo que vamos a hacer es dividir este apartado en 3 pilares fundamentales que son los que tenemos que cumplir sin ningún tipo de excusa si queremos tener éxito dentro del posicionamiento web.

  1. En primer lugar, y seguramente, esto sea lo más importante de todo, un blog de un negocio tiene que dar un valor añadido a la marca que representa. No sirve de nada hablar de nuestras promociones o de los listos y guapos que somos, aunque de vez en cuando se puede hacer, si no aportamos nada nuevo a nuestros potenciales clientes. Es por ello por lo que si, por ejemplo, representamos una marca de calzado deportivo, podemos hablar de los beneficios de un determinado calzado o de las ventajas que vamos a tener en nuestro rendimiento a partir del mismo. De este, modo sin hablar directamente de nuestros productos, estamos dando una imagen de cara al exterior realmente buena ya que nos estamos convirtiendo en toda una referencia en la materia.
  2. El segundo aspecto clave, y que tiene que ver mucho con el primero, es que el punto final de nuestro blog, debe ser nuestro negocio. ¿Pero no habíamos dicho que un blog de empresa no debería servir para hacernos publicidad a nosotros mismos? Sí pero es que no lo vamos a hacer. Lo que vamos a hacer es, dentro de esos fantásticos artículos en los que nos destapamos como unos expertos del running, por ejemplo, introducir algún enlace interno hacia algún producto. De ese modo, toda nuestra sabiduría va a desembocare n una posible compra. Y es que, en este caso, no queremos lectores sino personas que estén interesadas en nuestros productos.
  3. El último aspecto, pero no menos importante ni mucho menos, de nuestra bitácora corporativa, es el aspecto. ¿Os imagináis una marca deportiva como las que os estáis imaginando con un blog presentado de manera plana? Porque, lo creamos o no, cuando una marca proyecta su imagen de cara al exterior está vendiendo al mismo tiempo una imagen. Una imagen que debe mantener en todo aquello que haga aunque sea un blog.

Ventajas de tener un blog corporativo

Decir que las ventajas son muchas sería quedarse un poco en la superficie. Por ello, vamos a tratar de concretar un poco más llegando al fondo de la cuestión y explicando los motivos por los que tener un blog dentro de nuestro negocio es algo que merece la pena.

  1. Antes de nada, tenemos que ver un blog no como un medio para ganar tráfico sino como un medio para darnos a conocer. Y es que esta es una de las principales ventajas. Porque, a través de nuestro blog de empresa, vamos a poder darnos a conocer en puntos del planeta que jamás sabríamos que seríamos capaces de llegar al mismo tiempo que fidelizamos a los clientes que ya tenemos.
  2. También, y este punto no es menos importante que el anterior, qué duda cabe que, al menos desde mi punto de vista y tras mi experiencia, el blog puede servir como termómetro de algunos productos. Y es en el mismo, a lo largo de los diferentes contenidos que propongamos, podemos camuflar de algún modo alguna pregunta sobre la aceptación que tiene o que tendría un determinado producto. De este modo, vamos a ser capaces, de primera mano, y a través de las opiniones directas de las personas que van a comprar en nuestro negocio, no solo cuáles son sus gustos y preferencias sino al también qué opinan ante un cambio en el rumbo de la compañía.
  3. Al mismo tiempo hay que decir que todo el contenido que volquemos en el blog, qué duda cabe, nos va a servir, y mucho para posicionarnos dentro de los principales motores de búsqueda del planeta. Y es que si en más de una ocasión hemos dicho que el contenido de calidad es algo impagable, ¿por qué no vamos a utilizarlo para ganar posiciones con nuestro propio negocio online?
  4. Para terminar, y aunque seguramente muchas personas estén en desacuerdo, no debemos olvidar que el blog de nuestra empresa puede ser un punto en el que podamos obtener alguna venta. Es cierto que no es el lugar ideal ni el más indicado pero si somos capaces de mover algún sentimiento en la personas que está leyendo nuestras líneas vamos a ser capaces de convertir esa visita en una venta que es al fin y al cabo lo que queremos.

No nos engañemos. No es lo mismo un blog dentro de un negocio que un blog personal o sobre un tema que nos guste sin ninguna pretensión más. Desde el momento en el que estamos buscando un rendimiento económico, tenemos que tener claro que esta puede ser una herramienta para conseguirlo.

A partir de aquí, no pretendo engañaros, las ideas que surjan en vuestra cabeza pueden ser perfectamente aplicables a este tipo de blogs. De eso no hay ninguna duda. Unas ideas que podéis compartir conmigo y con el resto de lectores dejando un comentario al final de este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *