Diferencia entre cuenta corriente y cuenta ahorro



Si tienes una cuenta abierta en una entidad bancaria o simplemente has sentido la necesidad de hacerlo, seguramente te has peguntado cuál es la diferencia entre una cuenta de ahorro y una cuenta corriente.

Pues aquí te explicaré de manera muy sencilla y clara las diferencias entre estos productos financieros y las características que los distinguen. Así podrás elegir la que más te convenga según tus necesidades y aspiraciones.

¿Qué es una cuenta corriente?

La cuenta corriente está diseñada principalmente para el uso cotidiano y transacciones constantes, no genera ningún interés ni beneficio monetario.



No cuenta con límite de transacciones o retiro de efectivo. Es ideal para el gasto diario con fácil acceso a través de productos financieros como tarjetas de débito y cheques.

Además, dependiendo de los movimientos y montos que maneje la cuenta, te podría ser otorgada una tarjeta de crédito, ampliando así tus posibilidades de consumo e inversión.

Esta es la cuenta preferida por las empresas para mover sus finanzas, por la facilidad con las que realizan pagos de proveedores, de servicios, de nominas y cualquier otro gasto que se requiera.

Algunos bancos ofrecen la posibilidad de abrir la cuenta con dinero que te prestan y luego lo deberás pagar con interés, para esto deberán evaluar tu historial crediticio y tomarán la decisión. Si no, simplemente podrás abrirla con dinero propio según el monto mínimo que establezca la entidad financiera a la que acudas.

¿Qué es una cuenta de ahorros?

Esta cuenta te permite depositar dinero en el banco y generar intereses a partir de este, que el banco te pagará según sea sus políticas y directrices al respecto; usualmente este pago es mensual con una tasa de interés anual.



La tasa de interés varía entre los bancos, los cuales buscan una cifra que les permita seguir obteniendo ganancias con sus operaciones y a la vez ser atractivos para los potenciales clientes y se decidan por depositar su dinero en ellos.

Los productos que suelen acompañar la cuenta de ahorros son la tarjeta de débito, con la que podrás realizar operaciones diarias de pago o retiro de efectivo por cajero automático. Debes tener en consideración que estas operaciones suelen tener algunos limites diarios en este tipo de cuenta.

Además, con la apertura de cuenta de ahorros se te será entregada una libreta de papel, en la que se registrarán los depósitos y retiros que realices en dicha cuenta, y será tu instrumento principal para realizar dichas transacciones en la taquilla de tu banco.

Conclusión

En conclusión, la principal diferencia son los intereses por saldo al mes de la cuenta de ahorro, mientras que la cuenta corriente no ofrece ningún tipo de remuneración.

La cuenta de ahorros es ideal si planeas guardar a mediano o largo plazo tu dinero, pues en ese tiempo te generará un beneficio monetario; mientras que si lo haces en una cuenta corriente tu dinero es propenso a devaluarse por la inflación en tanto tiempo.

La cuenta corriente es la idónea para ti si lo que buscas es contar con productos como los cheques, tarjetas de debito o simplemente con la facilidad de acceder al efectivo sin limitaciones, y así poder utilizar y mover tu dinero cómodamente de manera constante.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.